Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Enamórate de tu casa! Aprovecha las ofertas pagando hasta en 12 cuotas sin interés con tus tarjetas

Usa tu cupón de descuento en la pantalla de pago

Tu carro 0

No hay más productos disponibles para comprar

¿Es esto un regalo?

Manten tus alfombras como nuevas en 5 pasos

Las alfombras pueden ser el alma de tu hogar, añaden calidez, confort y estilo a cada espacio en el que se encuentran. Pero claro, con el uso diario, las visitas, los niños, los animales y el paso del tiempo pueden desgastarse, acumular polvo y perder su belleza. Por eso es importante mantenerlas lo mejor posible y así prolongar su vida útil, pero con el cuidado adecuado y regular esto no será un problema.

En este BlogDIB, te presentaremos los 5 pasos clave para que tus alfombras luzcan como nuevas ¡todo el año! 

1) Usa limpiapiés en la entrada y/o evita usar zapatos dentro del hogar

Cuándo caminamos por el exterior nuestros zapatos acumulan suciedad, polvo y partículas que pueden dañar nuestros pisos y alfombras, por esto lo primero que debemos hacer es evitar lo mas posible que entre a nuestro hogar. Para ello debemos colocar estratégicamente un limpiapiés que actúe como barrera en la entrada para que atrape el polvo o piedrecitas que puedan incrustarse en la alfombra y evitemos así rasgarlas y dañarlas. Puedes revisar el modelo que mas se acomoda a tu hogar en dib.cl 

También es recomendable quitarse los zapatos para caminar dentro de la casa y siempre tener pantuflas a la mano, así nuestras alfombras se mantendrán limpias e higiénicas por más tiempo.

2) Aspíralas con regularidad

El paso mas simple y mas importante: aspirar regularmente tus alfombras. Pero la duda es ¿Cada cuánto debo hacerlo?

Lo mínimo recomendable es una vez por semana, para así retirar la suciedad y el polvo que se acumula en las fibras. En caso de que tengas animales o niños pequeños lo mejor es hacerlo dos a tres veces por semana.

Debes darle prioridad a la parte más transitada de la alfombra, y no debes descuidar la que está en contacto permanente con el piso, ya que en la misma también se concentra polvo y suciedad. Trata de pasar la aspiradora al menos tres veces por cada sección de la alfombra, de forma lenta y en direcciones distintas.

Esto te garantizará una limpieza más profunda y ayudara a eliminar el polvo, la suciedad y los desechos que se acumulan en las fibras, evitando que se compacten y dañen la alfombra a largo plazo. 

3) Trata las manchas de inmediato

Oh no! paso lo peor, se manchó, ¿ahora que hago? Las manchas son una temida posibilidad, y es que durante una reunión puede caer algo de vino sobre la alfombra, o posiblemente uno de los pequeños de la casa derrame alguna bebida, pero si las tratamos rápidamente podemos marcar la diferencia entre una alfombra manchada permanentemente y una que se mantiene como nueva. Por eso, te damos algunos trucos que puedes aplicar, dependiendo del tipo de mancha. 

Manchas de vino tinto: En este caso puedes aplicar una mezcla de agua oxigenada con bicarbonato de sodio en la mancha. Después de cinco minutos, enjuaga con agua. Otra opción muy utilizada es aplicar vinagre blanco y agregarle un poco de jabón para ropa. Luego de que la alfombra absorba la mezcla, limpia la zona suavemente con una esponja húmeda.

Manchas de tinta: Muchas veces, estamos cómodos sobre la alfombra del living mientras escribimos en nuestra agenda o cuaderno. Si accidentalmente cayó el bolígrafo o resaltador abierto sobre la alfombra blanca y ocasionó una mancha, tranquilo. Puedes eliminarla pellizcando la zona con un paño limpio impregnado de leche. Trata de hacerlo con cuidado y sin jalar mucho el pelo de la alfombra.

Manchas de café: Si derramaste algo de café sobre tu alfombra favorita de casa, calma. Hay solución. Puedes hacer una mezcla de detergente y vinagre blanco, para posteriormente frotar sobre la mancha. Procura hacerlo suavemente, hasta que desaparezca el rastro del café. 

Olores indeseados. Es posible que a pesar de que hayas logrado sacar las manchas o el polvo, algunos olores se adhieran a tu alfombra. En ese caso una buena opción es usar bicarbonato par neutralizarlo, para aplicarlo se debe espolvorear sobre la alfombra, puede ser con un colador o tamizador, se deja aproximadamente una hora y luego simplemente se aspira, esto dejará tu alfombra fresca.

4) Voltea y rota tus alfombras

Es muy probable que desde que colocaste tu alfombra no las has vuelto a mover casi nada. Sin embargo hay que considerar que existen varios factores que pueden desgastar y marcar tu alfombra; por lo tanto, deberías tomar ciertas consideraciones.

A diferencia de las alfombras diseñadas para el exterior del hogar, las de interiores pueden perder su color original si se les deja mucho tiempo con exposición directa al sol. Inclusive, podrían llegar a perder su grosor en la superficie. Evita en lo posible colocarlas en una posición donde reciban exceso de luz solar por largas horas, pero si esto no es posible lo mejor será rotarla en diferentes posiciones para que no se desgaste una zona más que otra, así mismo si hay una zona que tenga más transito que otra, al voltearla o rotarla lograrás que el desgaste no se vea prematuramente.

Por otra parte, los muebles pesados pueden dañar las hebras de tu alfombra al quedarse mucho tiempo sobre ellas, por ellos es importante que cambies de lugar los muebles o la alfombra para que no estén siempre en el mismo lugar y no dejen marcas profundas, con moverlos unos centímetros puedes evitar este problema. Pero si ya se marcó, coloca un cubo de hielo en donde está la marca y deja que se derrita, luego utiliza un cepillo pequeño para levantar suavemente las fibras, también puedes usar una plancha de vapor, coloca un paño sobre la marca y pasa la plancha a baja temperatura, esto ayudará a las fibras a volver a su posición original.

5) Limpieza profesional

Aunque limpies tu alfombra una o más veces por semana, debes tener en cuenta que la limpieza profesional también es importante. Ya sea con una maquina especial o llevándola a un sitio especializado, ya que así retirarán la suciedad que se va adhiriendo a las fibras de la alfombra con el paso del tiempo, es recomendable que lo hagas entre una a dos veces al año para asegurarte de siempre se vea perfecta.

En definitiva, siguiendo estos sencillos pasos no tendrás problema para cuidar y mantener tus alfombras en el tiempo, para que sigan siendo el centro de atención, llenando de estilo tu hogar y luciendo como nuevas. 

En DIB sabemos que son parte fundamental de tu hogar y su decoración, por lo que te invitamos a darles los mejores cuidados para que permanezcan limpias y bellas.